Coche Siniestro Total por el seguro ¿como proceder para la tasación y baja?

Quizás hemos sufirido un accidente con nuestro coche y la compañía nos indica que el coche es Siniestro Total.

Nuestra recomendación es que no aceptes de primeras su tasación sino que compares por ejemplo en nuestro apartado de bajas de coches, donde te ofreceremos la máxima cantidad.

Un coche siniestro total es aquel que ha sufrido daños tan significativos que su coste de reparación de cara a la compañía supera el valor actual del vehículo.

coche siniestro total

En otras palabras, cuando los gastos necesarios para devolver el automóvil a su estado original son demasiado altos en comparación con el valor del vehículo, la aseguradora lo declara como un «siniestro total».


dibujo coche siniestro total

Existen diferentes formas de valorar un coche


Es importante definir que la forma para valorar el vehículo puede ser diferente según el criterio.

Un clásico puede tener un valor venal según matrícula muy bajo para la compañía, y tener un alto valor en el mercado, o quizás un vehículo es especial para nosotros y podemos reclamar una valoración superior.

formas de valorar un coche

Valor de mercado

El valor de mercado es el precio estimado al que se podría vender un vehículo en el mercado actual.

Se basa en factores como la marca, el modelo, el año, el kilometraje, el estado general, la demanda y la oferta.

Puede obtenerse mediante la consulta de guías de precios, sitios web especializados en la compra y venta de automóviles usados, o mediante la comparación de anuncios de vehículos similares en el mercado.

Valor de mercado

También se conoce como Valor Venal, este se refiere a que el importe que se obtiene por un bien ya usado en caso de ponerlo a la venta. En la materia que nos atañe se trata por lo tanto del valor que tiene el bien asegurado antes de que se produzca el siniestro. Sobre esta valoración inciden algunos elementos:

  • Antigüedad del bien
  • Estado de conservación
  • Oferta y demanda del coche o moto

Este valor además es el que emplea para establecer la indemnización cuando se produce un siniestro total.

Valor residual

El valor residual es el valor estimado que tendrá un vehículo al final de un período de un alquiler o financiación.

Se utiliza normalmente en contratos de leasing y préstamos para determinar el valor del vehículo al final del plazo.

El valor residual se calcula en función de la depreciación esperada del vehículo durante ese período y puede ser proporcionado por la entidad financiera o consultado en guías especializadas.

valor residual

Valor de reposición o reemplazo

El valor de reposición es el coste estimado de reemplazar un vehículo similar al que se está valorando.

Este enfoque se utiliza a menudo en situaciones de seguros en las que se necesita determinar el valor para reemplazar un vehículo en caso de robo, incendio u otros eventos cubiertos por la póliza.

El valor de reposición tiene en cuenta el precio de mercado actual de un vehículo similar, incluidos los impuestos, los costes de registro y otros gastos asociados.

Valor de tasación

El valor de tasación es el resultado de una evaluación exhaustiva realizada por un tasador profesional.

El tasador evalúa el estado general del vehículo, su funcionamiento, los posibles daños, el kilometraje y otros factores relevantes.

Este tipo de valoración se utiliza a menudo en transacciones comerciales, como la compra o venta de vehículos de colección, o cuando se requiere un informe de tasación oficial para fines legales o financieros.

Es importante tener en cuenta que cada método de valoración tiene sus propias limitaciones y consideraciones.

Además, el valor de un vehículo puede variar según la ubicación geográfica y las condiciones del mercado local.

Al determinar el valor de un vehículo, es recomendable utilizar varios enfoques y considerar información actualizada y confiable para obtener una estimación precisa.

En algunos casos, puede ser útil buscar asesoramiento profesional de tasadores, concesionarios o expertos en automóviles para obtener una valoración más precisa y detallada.

La declaración de siniestro total por parte de la compañía de seguros

La decisión de declarar un coche como siniestro total se basa en la evaluación de la aseguradora.

Aunque las normas pueden variar, en general, se considera un siniestro total si los costes de reparación alcanzan aproximadamente el 70-75% o más del valor del vehículo.

Una vez que un coche se declara siniestro total, la aseguradora suele ofrecer al propietario una indemnización basada en el valor actual del vehículo antes del accidente, menos cualquier deducible aplicable y, a veces, menos el valor residual del automóvil en su estado dañado.

El propietario tiene la opción de aceptar la indemnización y ceder la propiedad del vehículo a la aseguradora o, en algunos casos, puede elegir mantener el vehículo y recibir una indemnización reducida.

Es importante tener en cuenta que un coche declarado siniestro total no necesariamente significa que esté completamente destrozado o que no pueda ser reparado. En algunos casos, el propietario puede decidir reparar el vehículo por su cuenta y obtener un título de «reconstruido» o «reparado».

Sin embargo, estos vehículos reconstruidos suelen tener un valor de reventa más bajo y pueden requerir una inspección exhaustiva para asegurarse de que cumplen con los estándares de seguridad y de que las reparaciones se realizaron adecuadamente.

En resumen, un coche siniestro total es aquel cuyos daños superan el valor de reparación estimado por la aseguradora, lo que resulta en una pérdida total para el propietario.

La decisión de declarar un vehículo como siniestro total se basa en cálculos económicos y puede variar según la jurisdicción y la aseguradora involucrada.

En eldesguace.net te recomendamos que estés bien informado antes de decidirte, por nuestra parte te podemos dar la mejor tasación del mercado y sin ningún tipo de compromiso puedes decidir qué hacer con tu coche siniestrado.

Estamos seguros que te daremos mejor precio que tu aseguradora!

¿Cómo actuar con el seguro en caso de Siniestro Total?

Si tras un accidente tu coche queda siniestro total existen dos opciones; la aceptación de una indemnización o bien una reparación del vehículo, si fuera posible, dependerá en sobretodo del culpable del accidente y las cláusulas de la póliza. 

La consideración de un siniestro total por parte de la aseguradora dependerá de tres circunstancias principales: incendio, robo o accidente de tráfico. Si alguna de estas razones está contemplada en tu póliza y genera, alguna de ellas, un daño sobre tu vehículo y el coste de la reparación o del daño sufrido es superior al 75% o 100% de la cantidad que la aseguradora garantiza, se declara el siniestro total como alternativa para la aseguradora. 

Para cada una de las condiciones, que se deben recoger en el contrato, y que dan lugar a siniestro total (incendio, robo o accidente) es importante entender que no tienen la misma cuantía. Incluso en ocasiones se podrá dar la posibilidad al asegurado de elegir entre la indemnización o reposición del bien siniestrado. La valoración del siniestro total se calculará en relación al valor que se haya dado al vehículo: venal, venal mejorado o nuevo.

La declaración de siniestro total dependerá de cada uno de las condiciones/cláusulas que se recojan en los distintos seguros, por lo tanto, es importante conocer las condiciones, ya que llegado el momento ambas partes (asegurado y aseguradora), deben cumplir con lo pactado. 

Aquí hay que distinguir por lo tanto dos supuestos principales y que de ellos se derivan consecuencias distintas:

En el caso de que el tomador del seguro sea el responsable del siniestro total

en este caso única y exclusivamente intervendrán la propia compañía aseguradora y el tomador (responsable). Serán por tanto ambas partes las que deberán ponerse de acuerdo. Puede que en ocasiones no pueda reclamarse por parte del culpable, o sea el tomador, ningún tipo de indemnización. Ello ocurrirá cuando aparezca la figura de la culpa exclusiva, se define como el supuesto en el que la intervención de implicados no tuvo efecto alguno en el siniestro y además hicieron todo lo posible para evitarlo. 

Si hubiera sufrido algún tipo de inconveniente médico, la mayoría de las pólizas de seguros cubren los gastos médicos y la rehabilitación por aquellos daños físicos sufridos durante el impacto o a causa de este hasta un límite. 

En ocasiones puede ocurrir que el seguro no cubre la totalidad de los gastos incurridos, en ese caso deberán ser pagados por el tomador. Nos referimos por ejemplo aquellos casos en los que la responsabilidad civil no cubra la totalidad y por tanto deberá soportarse la diferencia. Otro supuesto es en el caso de dar positivo en el test de alcohol o drogas, así como accidentes de carácter voluntario. Por último, puede ocurrir que el conductor del vehículo accidentado y a su vez responsable, no sea ni asegurado, ni autorizado y que además incumpla con algunos requisitos preestablecidos (por ejemplo, la edad). 

En el caso de que un tercero sea responsable del siniestro total

Al ser víctima deberá responder el seguro del tercero que haya provocado el incidente o bien el Consorcio de Compensación de Seguros, en su caso. Aquí se tiene derecho a elegir entre la indemnización o reposición del bien. Según el artículo 1902 del Código Civil:

“Aquel por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”

En este supuesto entonces no será tu compañía aseguradora la encargada de abonar la indemnización o bien la reposición del bien. La solución más habitual suele ser aquella en la que el propio afectado suele reparar el vehículo para que posteriormente se transmita el coste a la aseguradora del culpable y que éste resarza dicho importe. 

Para que pueda reclamarse en caso de siniestro total, nuestra aseguradora deberá reclamar a la compañía del causante del incidente en un plazo de 7 días desde que tuviera conocimiento del mismo y en un plazo de 5 días desde la comunicación deberá indicar también la valoración de los daños. Para ello será muy importante que la aseguradora aporte el mayor número de documentos y pruebas que sostenga dicha valoración de los daños. 

El importe que podrá reclamarse será el del valor venal más el valor de afección (10% – 50%). Se trata por tanto de la afectación o alteración que se causa a la víctima y son principalmente gastos relativos a la movilidad, trámites, reposición del vehículo entre otros.

Deja un comentario