¿Cómo dar de baja un coche de empresa?

Si quieres dar de baja un vehículo de empresa, en este artículo vamos ese supuesto, ya sea un coche, moto o camión de empresa. Si tienes una empresa o tienes que gestionar la baja de algún vehículo para tu empresa en el siguiente artículo explicaremos todos los supuesto.

Gestionamos todo el proceso de forma gratuita para la empresa que quiera dar de baja el vehículo.

Gracias a nuestra red de colaboradores, cubrimos casi todo el territorio nacional por lo que la mejor opción si quieres que gestionemos la recogida y tasación es indicar aquí los datos del vehículo, y te gestionaremos todo el trámite por ti de forma gratuita.

¿Qué es un vehículo de empresa?

Consideramos un vehículo de empresa todo coche/moto/camión o vehículo inustrial cuya propietaria es una empresa, es decir una persona jurídica con entidad que utiliza el automóvil para fines profesionales o empresariales. Pues para ello estos vehículos deben facilitarse a los trabajadores para que puedan desempeñar sus funciones laborales y relacionadas con la actividad de la empresa. Las modalidades de facilitar estos vehículos a los empleados son principalmente dos:

Cesión o Uso exclusivo El trabajador podrá hacer un uso personal del vehículo, podrá desplazarse hasta el lugar de trabajo con él, por ejemplo. 

Flota de Empresa: Los vehículos se comparten entre varios empleados, no habiendo por lo tanto exclusividad. Pudiendo incluso la Alta Dirección optar a coches de mayor gama.

Estos vehículos de empresa reportar además a las empresas ciertos beneficios fiscales, pues dependiendo de la modalidad empleada la empresa podrá aplicar deducciones en el IRPF o en el IVA.

¿Cómo dar de Baja el vehículo de empresa?

Estos vehículos debido a la actividad a la que se dirigen suelen tener un mayor desgaste que los vehículos destinados a uso particular. Además, nos evitaremos problemas de responsabilidad por garantías, y reclamaciones en el caso de que salgan averías.

Con lo que llegado el momento la mejor opción es darlos de baja, lo puedes gestionar todo directamente aquí si es un coche, aquí para bajas definitivas de motos y en este apartado para bajas de camiones y vehículos industriales.

En este supuesto surgen entonces, dos posibles sujetos que pueden solicitar la baja del vehículo; bien el empresario, o alguno de sus trabajadores. Nos centramos en este último caso, comenzamos con la documentación que será necesario a portar para realizar el trámite:

  1. Fecha Técnica del Vehículo
  2. Permiso de Circulación
  3. Fotocopia del DNI del administrador o administradores que estén a cargo de la empresa titular del vehículo
  4. Identificación de la empresa o entidad, por medio del CIF
  5. Modelo de Representación de Personas Jurídicas, que deberá ir correctamente cumplimentado, sellado, con el identificativo de la sociedad, y firmado por el administrador/es de la misma. En este mismo formulario se da la posibilidad de facultar a persona distinta de la firmante (administrador) para realizar la entrega del vehículo en el desguace.
  6. El modelo en el que se solicita la baja del vehículo, firmado por los administradores y con el sello de la sociedad. 
  7. Fotocopia del DNI del sujeto autorizado para la entrega del vehículo y que debe coincidir con el que aparece en el Modelo de Representación de Personas Jurídicas.

Puede ocurrir en algunos casos en los que no se cuente con toda la información solicitada, para ello será necesario que se entregue también el Modelo de Extravío de la Documentación. 

modelo de representación para baja de vehiculo de empresa

Además, sobre el vehículo no puede pesar ninguna causa denegatoria que se encuentre en la base de datos de la DGT, como puede ser por ejemplo por un embargo o un precinto sobre el vehículo, en otro artículo te detallamos esta situación, que hace imposible su baja. Por lo tanto, si no hay ningún condicionante sobre el vehículo, la persona autorizada y que viene recogida en la documentación que debe presentarse y entregar el vehículo en el desguace de su elección, como contraprestación se le deberá entregar un certificado de destrucción que se utilizará a modo de justificante en caso de que se solicitara. 

Por último, sobre los vehículos de empresa también se podrá aplica el tipo de baja que se prefiera, pues podrá tramitarse la baja definitiva o bien la temporal, dependiendo de las necesidades de la empresa. Aunque como ya hemos comentado, entre ambas hay diferencias significativas, que se deberán tener en cuanta para elegir la modalidad que más se adecúe a las necesidades.  

Dar de baja un coche a nombre de una empresa ya disuelta

La disolución de una sociedad supondrá el cierre definitivo de toda actividad que ésta realizase previamente, además como último paso se pierde la personalidad jurídica. Los motivos principales como causa de disolución se recogen en el artículo 360 de la Ley de Sociedades de Capital. ( https://www.boe.es/eli/es/rdlg/2010/07/02/1/con )

En ocasiones también se puede presentar, bien por decisión propia o bien con carácter obligatorio cuando proceda, la disolución de la empresa titular del vehículo, por ejemplo, por orden judicial.

En este caso realmente el procedimiento no diferirá del empleado para dar de baja un vehículo de una empresa que se encuentra en actividad, aunque lo que te recomendamos es contactar con nosotros y te gestionaremos el trámite de forma gratuita con recogida del vehículo y máxima tasación.

Aunque en muchas ocasiones, lo que suele ocurrir es que al estar la sociedad en proceso de disolución, los administradores de la empresa, o sus apoderados, que se encargarán de dar de baja el vehículo, se encuentran con dificultades para poder obtener cierta documentación que es necesaria; ya sea el CIF de la empresa, escrituras de constitución, etc. 

Podría ocurrir que no se tuviera copia del CIF, que tiene carácter obligatorio, sería muy sencillo solicitar una copia de la tarjeta CIF, justificando la posición de administrador de la sociedad que se ostenta. En algunos casos puede haberse retirado propiamente la tarjeta CIF, pero con los datos de número podríamos gestionar el trámite ante la DGT:

El tema de las escrituras no es totalmente necesario, ya que en el supuesto de que no se hallasen las escrituras de constitución, habrá dos posibilidades para solventarlo. Aunque en las escrituras de constitución aparecerá el nombramiento de los administradores encargados de gestionar la entidad y por tanto quienes tienen derecho de representar a la empresa para dar de baja el vehículo. 

De las 2 fórmulas que existen si se ha perdido acceso a las escrituras, en la primera de ellas se debería recurrir al registro mercantil, pues en él deberá existir una copia de las escrituras de constitución. También cabe la posibilidad también de recurrir al modelo de representación de personas jurídicas, en sustitución de las escrituras de constitución. Ese es el que nosotros recomendamos y que usaremos si nos contactas para que te ayudemos en este caso.

Al igual que para la transmisión de la titularidad de un vehículo de empresa en activo, los primeros autorizados para ello serán los administradores nombrados por la sociedad.

En ocasiones puede que, en un paso previo a la disolución, la liquidación, se haya nombrado a sujetos diferentes de los administradores (tienen el nombre de liquidadores), pues en dicho caso serán estos, administradores concursales o liquidadores, los encargados de dar de baja o transmitir la propiedad del vehículo. 

¿Se puede transferir si la empresa ya no existe?

En primer lugar, es importante distinguir los dos estados en los que se puede hallar una empresa y que tienen una incidencia a la hora de ejecutar una operación de transferencia:

  • Empresa en inactividad: en el más puro sentido de la palabra, la empresa sí que existe, aunque no realiza ninguna actividad. En este caso la empresa así que podrá seguir emitiendo facturas, ya que tiene una obligación de seguir presentando los modelos de IVA y restantes impuestos. 
  • Empresa Disuelta: puede hallarse en situación de disolución o bien de liquidación, y como indica la ley no podrá emitir ninguna factura (como por ejemplo por la venta de un vehículo), al no poder registrar ninguna actividad económica. 

Es importante conocer el estado en el que se encuentra una sociedad, pues en el segundo supuesto la venta o transmisión sería ilegal, por estar dada de baja en el Registro Mercantil.

Dando, además, de la cancelación de la operación habría posibilidad de multa.

Normalmente, para conocer el estado en el que se encuentra la entidad habrá que recurrir al Registro Mercantil y en él aparecerá el estado de la sociedad si esta se hallase en disolución, ya que se deberá anotar en un asiento de disolución.

Aunque durante el proceso de liquidación y disolución de la sociedad, ese bien (el vehículo) puede haber pasado a manos de uno de los socios, por ejemplo porque la sociedad tenía una deuda con él, a manos de un acreedor o bien a la administración pública.

Es por tanto en este momento cuando se produce el cambio de la titularidad y se deja anotado así en el registro de la DGT. 

El proceso de liquidación consiste en la cancelación de todas aquellas deudas cuya titularidad recayesen sobre la sociedad, para el pago de las mismas se deberá convertir todo bien de la entidad en líquido. En el caso de que hubiese un sobrante, como pudiera ser el vehículo, en ese caso la propiedad se transmite en primer lugar a los socios/administradores de la sociedad. 

Para poder realizar la transmisión del vehículo titularidad de la empresa se requerirá de la siguiente documentación, a aportar por el administrador de la persona o persona que esté autorizada para tal operación:

1. Nota simple del Registro Mercantil, para conocer el estado en el que se halla la sociedad

2. Identificación del administrador o autorizado (DNI)

3. Permiso de circulación del vehículo. ( Si se ha extraviado podríamos conseguirlo )

4. Informe del vehículo de la DGT. (Opcional, pero nosotros lo sacamos siempre)

5. Tarjeta de la ITV en vehículos con una antigüedad superior a 4 años. (Opcional, si se ha perdido podemos indicarlo)

6. Ficha Técnica ( Podríamos indicar el extravío)

7. Justificante de pago del último recibo del impuesto de circulación (Esto podríamos sacarlo de forma telemática, si bien es cierto que en algunos casos se complica el proceso por falta de permisos al no tener acceso al certificado digital de la sociedad)

8. Impreso de cambio de titularidad, en el que debe aparecer la firma tanto del comprador como del vendedor. Para el caso de Baja, firmaría la persona autorizada de la empresa como por ejemplo administrador, administrador concursal o apoderado.

9. Emitir la correspondiente factura en el caso de que fuera una venta. Ya que no olvidemos que es es una sociedad la que vende y estaría sujeto a la ley de IVA.

Por último, será necesario realizar los trámites para la baja definitiva.

Modelos para la baja:

Modelo de Representación de Personas Jurídicas: PDF aquí

Modelo de Solicitud de Baja: PDF aquí

Deja un comentario